Amigos Florencianos

“Colombiano como todos, como pocos Caqueteño”
 
ÍndicePortalCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Temas similares
Últimos temas
» MI VIDA ERES TU.
Vie Nov 09, 2018 2:16 pm por Anayola

» Mensajes de Condolencias a un Enfermo.
Vie Jul 06, 2018 9:41 am por Anayola

» dedicatorias de bodas
Lun Dic 18, 2017 11:53 pm por Anayola

» EL ROSTRO ES EL ESPEJO DEL SEXO.
Dom Ago 06, 2017 8:14 am por Ivanna Elenova

» HOLA A TODOS
Dom Ago 06, 2017 7:49 am por Ivanna Elenova

» BELLOS MENSAJES
Dom Nov 20, 2016 12:08 am por Patrym

» madre desconsolada
Sáb Jun 18, 2016 7:41 am por Anayola

» LOS TIGRES DEL NORTE.
Lun Mayo 30, 2016 2:11 pm por Anayola

» COMO NO CRER EN DIOS.
Vie Mayo 27, 2016 1:51 pm por Anayola

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros
Crear foro
Enero 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

  EL PESO DEL ALMA

Ir abajo 
AutorMensaje
Xena

avatar

Cantidad de envíos : 550
Fecha de inscripción : 06/07/2013

MensajeTema: EL PESO DEL ALMA    Jue Oct 03, 2013 3:49 pm

EXPERIMENTOS EXTRAÑOS: EL PESO DEL ALMA DE DUNCAN McDOUGALL

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Por Percy Taira


Continuando con nuestro dossier de experimentos extraños hechos por el hombre, hoy publicamos nuestra quinta entrega, esta vez, hablaremos sobre uno de los temas que siempre han intrigado al hombre (quizá desde épocas antediluvianas) pero que muy pocas veces ha sido tratado de manera seria por la ciencia, esto es: la existencia del alma.

Pues bien, hubo un médico, un pionero que quiso comprobar científicamente la existencia o no del alma. Este doctor fue Duncan McDougall, quien en 1901, basó sus experimentos en una simple e igualmente singular teoría: si el alma existe dentro de nosotros debe tener una masa y si tiene masa debe tener un peso. Es decir, debe notarse en una balanza.

Teniendo esto como base Duncan McDougall decidió experimentar con seis personas moribundas (infectadas de tuberculosis) pesándolas en camas colocadas sobre balanzas al momento de su agonía, pesarlas, y luego, registrar su peso al momento de su muerte. Los resultados fueron intrigantes: el peso de los pacientes en el paso de la vida a la muerte varió en un promedio de 21 gramos.


¿CÓMO LO HIZO?

Pero demos más detalles. El experimento se desarrolló de la manera siguiente: el Dr. McDougall colocaba a un paciente moribundo en la cama en una de las plataformas hechas específicamente para este experimento, luego, colocaba un peso igual al paciente en la otra plataforma, a manera de balanza. Según dice el doctor, la herramienta que usó para medir el peso era sumamente sensible tanto que podía determinar una décima parte de una onza.


LA EXPERIENCIA DEL DR. McDOUGALL

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Pero esto fue el comentario del propio Dr. McDougall sobre sus experimentos publicados en The New York Times el 11 de marzo de 1907. Lo publicamos tal y como lo dijo en su momento.

"Cuatro médicos bajo mi dirección hicieron la primera prueba a un paciente moribundo con tuberculosis. Este hombre era un tipo normal, del habitual tipo estadounidense y de contextura normal. Le colocamos unas horas precedentes a la muerte en una plataforma de la báscula, que había construido y que se equilibra con exactitud. Cuatro horas más tarde con cinco médicos que asistían a su muerte.

El instante en que la vida le dejó, el platillo opuesto cayó con una rapidez sorprendente, como si algo hubiera salido repentinamente de su cuerpo. Inmediatamente hicimos todas las deducciones habituales para la pérdida física de peso, y se descubrió que todavía había una pérdida de una onza de peso (21 gramos) inexplicable.

He enviado otro paciente con la misma enfermedad, a punto de la muerte, para el mismo experimento. Era un hombre con el mismo temperamento y físico que el paciente anterior. Ocurrió el mismo resultado al morir. En el instante en el corazón dejó de latir hubo una disminución repentina y misteriosa en su peso.

Como experimentadores, cada médico hizo su propia relación con estas pérdidas de peso y las cifras se compararon. Se mostró en los resultados una pérdida de peso inexplicable.

Pero esto no fue tan notable en el tercer caso. El paciente era el de un hombre de contextura física grande pero con un temperamento débil pronunciado. Cuando murió su cuerpo yacía en la cama encima de la balanza y durante un minuto entero no hubo ningún cambio en el peso. Los médicos que esperaban en la sala se miraron las caras en silencio moviendo la cabeza en la convicción de que nuestra prueba había fracasado.

Entonces, de repente pasó lo mismo que había ocurrido en los otros casos. Hubo una disminución repentina en peso, y se descubrió que era la misma que la de los experimentes precedentes.

Creo que en este caso, el de un hombre lento de pensamiento y acción, el alma quedó suspendida en el cuerpo después de la muerte, durante el minuto que transcurrió antes de que llegara a la conciencia de su libertad. No hay otra manera de explicarlo, y esto quizá se espera que suceda en un hombre del temperamento del sujeto.

Otros tres casos fueron juzgados, entre ellos el de una mujer, y en cada una se estableció que un peso de una mitad a una onza entera se apartó del cuerpo en el momento de la muerte.”


¿POR QUÉ SE PRODUCE ESTA PÉRDIDA DE PESO?

Actualmente existen varias explicaciones para el fenómeno de pérdida de peso al momento de morir, algunos sostienen que esto se debe al ´”último aliento” que da la persona, es decir, cuando los pulmones ya no reciben aire, pues se detiene el proceso de la respiración. Otros sostienen que al morir, el cerebro deja de funcionar, y esta pérdida de su funcionamiento, provocaría una pérdida de peso de 21 gramos.


¿TIENEN ALMA LOS ANIMALES?

Para terminar, les dejo un hecho curioso, pues el Dr. McDougall también realizó su experimento con animales a punto de morir, específicamente con quince perros, los resultados, según el experimentador fue “uniformemente negativo”, es decir, los perros no mostraron ningún tipo de variación en su masa. Para McDougall, esto confirmaba dos teorías, la primera, que efectivamente, el alma tenía masa y peso, y segundo, que los perros no tenían alma, para muchos, una afirmación sumamente discutible.
Volver arriba Ir abajo
 
EL PESO DEL ALMA
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Argentina, 1 peso (Patacón), 1882.
» 50 centimos de Peso Isabel II - 1869
» PERO MI ALMA NO QUIERE SER DE PALO.-soneto clásico
» Ambiciones locas de mi alma
» Moneda 1 Nuevo Peso 1892

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amigos Florencianos :: Foro Paranormal,Cosas Curiosas, y cosas Interesantes.-
Cambiar a: