Amigos Florencianos

“Colombiano como todos, como pocos Caqueteño”
 
ÍndicePortalCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Temas similares
Últimos temas
» MI VIDA ERES TU.
Vie Nov 09, 2018 2:16 pm por Anayola

» Mensajes de Condolencias a un Enfermo.
Vie Jul 06, 2018 9:41 am por Anayola

» dedicatorias de bodas
Lun Dic 18, 2017 11:53 pm por Anayola

» EL ROSTRO ES EL ESPEJO DEL SEXO.
Dom Ago 06, 2017 8:14 am por Ivanna Elenova

» HOLA A TODOS
Dom Ago 06, 2017 7:49 am por Ivanna Elenova

» BELLOS MENSAJES
Dom Nov 20, 2016 12:08 am por Patrym

» madre desconsolada
Sáb Jun 18, 2016 7:41 am por Anayola

» LOS TIGRES DEL NORTE.
Lun Mayo 30, 2016 2:11 pm por Anayola

» COMO NO CRER EN DIOS.
Vie Mayo 27, 2016 1:51 pm por Anayola

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros
Crear foro
Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

 HISTORIAS REALES.

Ir abajo 
AutorMensaje
Anayola
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 5586
Fecha de inscripción : 21/08/2009
Localización : Florencia - Caqueta - Colombia

MensajeTema: HISTORIAS REALES.   Mar Sep 02, 2014 4:16 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Nadie asistió a su entierro y nadie preguntó por él. Antes de que lo encontraran 
tirado en el piso de una plaza, publicó un aviso fúnebre que desató la investigación
 de Zeta que te alerta que hoy en Tucumán hay quienes mueren de pena
 y nadie siquiera lo nota.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Dentro del cajón yacía un hombre de 67 años que murió soltero, sin descendencia,
 parientes, ni amigos conocidos. No le habían encontrado, siquiera, una enfermedad 
que lo acompañara al cajón. Recibió una sepultura católica, pero, debido a la lluvia
 intensa, el Padre Barragán no pudo salir de su casa y los empleados del cementerio
 de La Paz, en Yerba Buena, tuvieron que enterrarlo sin que nadie lo llorara ni lo
 recordara. Lo único que lo acompañó al cajón fue un recorte de un aviso fúnebre, 
publicado en el diario La Gaceta, con fecha del día anterior. El anciano tenía el 
papelito doblado con prolijidad dentro del bolsillo interior del saco marrón, el mismo 
que usaba cuando murió y que también llevó a la tumba porque nadie apareció para
 cambiarle las prendas.

Lo encontraron muerto de casualidad. Podría haber permanecido sin signos vitales días 
y noches, sentado en el banco de la plaza del barrio Viajantes, con la espalda curva,
 volteada hacia delante, el codo apoyado en la rodilla y la mano sobre la frente. 
Nadie hubiera diferenciado si estaba vivo o muerto: Jamás hablaba, jamás saludaba,
 jamás miraba. Nadie sabía cuándo llegaba ni cuando se iba. Siempre estaba ahí, y a su
 lado, ese perro sucio y perezoso, que una vez mordió a una de las niñas que viven 
en la calle Perú cuando volvía de la escuela.
El martes, un pelotazo lo tumbó del banco y los chicos se acercaron temerosos a 
buscar la pelota. Cuando uno de ellos la agarró, todos corrieron a sus casas. El hombre 
quedó en el piso, y el cuerpo se interpuso en el camino del barrendero de la plaza, 
Martín Galván. Fue él quien llamó a la ambulancia.
Los médicos no encontraron la causa de su muerte. O por lo menos no se esforzaron 
en hacerlo. Indicaron, nada más y nada menos, que se le detuvo el corazón:
- Causa natural, dijo, casi al pasar, Migliori, el médico pediatra del hospital Carrillo, 
cuando se paró frente al cadáver. Luego, sin lamentos y apurado, fue a atender los
 bebés que lloraban a gritos.
Nadie reclamó por el hombre. Y nadie notó su ausencia.
La investigación periodística que acabo de terminar determina que Antonio 
Alfredo Abaco, de nombre desconocido para el Estado y por ende enterrado 
como NN, no murió de causa natural, como dijo el médico que tenía prisa.
Ábaco murió de pena. Y estos son los datos que he obtenido y que sostienen mi argumento.




* Abaco amó a una sola mujer en su vida, a la maestra María Luisa Terranova. 
La amó durante años. La amó en silencio. Nunca se lo dijo. Se paraba todos los días
 frente a la escuela Mate de Luna para verla pasar. La vio irse sola, entre los niños de
 delantal blanco, con un cuaderno apretado al pecho. Luego, la vio acompañada de un hombre que la buscaba a la salida y esperaba junto a ella el colectivo. La vio pasar embarazada 
una vez, y luego otra. La vio irse apurada bajo la lluvia y sin paraguas. La vio irse 
acalorada en verano y abrigada en invierno. La vio y notó que caminaba cada vez más lento.
 Y un día, luego de mirarla 17 años, la maestra, su único amor, no volvió a aparecer.

* En su infancia, Antonio Abaco nunca jugó al fútbol, no porque fuera mal jugador, sino 
porque nadie lo eligió en su equipo. Tampoco jugó a las escondidas, y no porque no 
supiera esconderse, sino porque nadie lo buscaba. Abaco no aprendió a escribir ni a leer
 porque no tenía quién leyera sus primeras palabras, ni quien le dedicara unas líneas. No lloró bien porque su llanto no se escuchaba. Y cuando intentó reír no supo cómo hacerlo.


*Cuando era joven y ya mendigo, Abaco fue sorprendido una noche por la policía durante la última dictadura cívico militar argentina. Lo subieron a un camión y lo tiraron en Catamarca, la provincia vecina. El gobernador de facto, el genocida Antonio Domingo Bussi, pensaba que su presencia ensuciaba la ciudad.


*La semana previa a su muerte Abaco se emborrachó con vino barato. Se quedó dormido en el suelo hasta que la policía lo recogió. Lo subieron en la parte trasera de la camioneta y lo requisaron antes de encerrarlo en el calabozo. Estuvo preso hasta que se le pasó la macha. Cuando salió pidió que le devolvieran sus pertenencias. Le entregaron los cordones de las zapatillas, un pedazo de cuero que usaba de billetera y unas monedas. Preguntó por una fotografía que tenía entre sus trapos. Era una imagen de su madre. Le dijeron que ellos no la tenían. Abaco se enfureció e insultó al cielo. Recibió un golpe y lo encerraron tres días más.



* La única mascota que tuvo Abaco era conocida en el barrio como Dana. Era una perra
 sucia, perezosa y sin dueño que lo acompañaba en el banco de la plaza. No ladraba, ni
 gruñía. Un día, las niñas que vivían en la calle Perú volvían de la escuela y, sin querer, 
una de ellas la pisó. El animal respondió con una mordida y la nena lloró hasta llegar a
 su casa. Su hermano llamó a sus amigos y decidieron alimentar la perra con una cena 
mortífera: carne mezclada con vidrio molido. Dana murió esa noche al desangrarse por
 dentro, cerca del banco de la plaza. Cuando Abaco la vio muerta metió la mano en el
 bolsillo y contó unos pesos. Luego caminó hasta la avenida Aconquija. Con lo que juntó
 pagó un aviso fúnebre de dos líneas. Cuando la mujer que le tomó el pedido le preguntó el apellido de la difunta, Abaco no supo más que contestar el suyo. Dana Abaco, dijo. Al día siguiente cuando volvió a la plaza, en completa soledad, murió de pena.






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Encontrado en la red...desconozco su autor me gusto y lo traigo para todos.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
http://amigosflorencianos.forosactivos.net
 
HISTORIAS REALES.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historias reales
» 6 historias mexicanas de mitos y brujas
» EL CONDE DE MONTECRISTO.....Historia basada en hechos reales.
» 8 Reales Potosí 1651/2-E Resello F Coronada
» Moneda de 8 reales

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amigos Florencianos :: Cosas de la vida-
Cambiar a: