Amigos Florencianos

“Colombiano como todos, como pocos Caqueteño”
 
ÍndicePortalCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Temas similares
Últimos temas
» MI VIDA ERES TU.
Vie Nov 09, 2018 2:16 pm por Anayola

» Mensajes de Condolencias a un Enfermo.
Vie Jul 06, 2018 9:41 am por Anayola

» dedicatorias de bodas
Lun Dic 18, 2017 11:53 pm por Anayola

» EL ROSTRO ES EL ESPEJO DEL SEXO.
Dom Ago 06, 2017 8:14 am por Ivanna Elenova

» HOLA A TODOS
Dom Ago 06, 2017 7:49 am por Ivanna Elenova

» BELLOS MENSAJES
Dom Nov 20, 2016 12:08 am por Patrym

» madre desconsolada
Sáb Jun 18, 2016 7:41 am por Anayola

» LOS TIGRES DEL NORTE.
Lun Mayo 30, 2016 2:11 pm por Anayola

» COMO NO CRER EN DIOS.
Vie Mayo 27, 2016 1:51 pm por Anayola

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros
Crear foro
Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

 PAREJA CON MUCHA DIFERENCIA DE EDAD

Ir abajo 
AutorMensaje
Anayola
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 5586
Fecha de inscripción : 21/08/2009
Localización : Florencia - Caqueta - Colombia

MensajeTema: PAREJA CON MUCHA DIFERENCIA DE EDAD   Lun Oct 26, 2009 7:03 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



PAREJAS
CON MUCHA DIFERENCIA DE EDAD






Las parejas formadas por personas que difieren mucho en
edad tienen dificultades añadidas a las de cualquier otra. Se debe ser
consciente de ellas y de cómo solucionarlas.




Quince años o más de diferencia entre una persona aún
joven, de menos de 25 años, y su pareja, o de 20 o más años entre una persona ya
madura y su compañero / a sentimental, constituye, sin lugar a dudas, una
dificultad extra en cualquier relación. Si la diferencia es de 25, 30 o más años
los problemas añadidos son de tal magnitud que ignorarlos constituye una
temeridad.


Este tipo de pareja no es infrecuente.



¿POR QUÉ SE DAN ESTAS PAREJAS?



-Hay quien piensa que este tipo de relaciones tan sólo se deben al interés económico de
ella, y al deseo de rejuvenecer de él. En efecto esta es una de las causas que
se dan en algunos casos, únicamente en algunos. Claro que este tipo de uniones no deberíamos calificarlo
de parejas, más bien de contratos mercantiles. Se dan más entre personas de alto
nivel económico y social, suelen durar cierto tiempo o simplemente hasta
que la persona más mayor, generalmente el
hombre, fallece. Las aventuras extraconyugales de la persona más joven, los
celos de la más mayor, y un cierto desinterés emocional compatible con una
corrección en las formas son tónica habitual en estos casos.




-Hay otro tipo de parejas de edad muy distinta. Todos los
hombres buscan en la relación de pareja que ella haga “un poco” de madre, de esa
madre que consuela, cuidada, atiende. Todas las mujeres buscan “un poco” que él
haga de padre, de ese padre que protege, satisface necesidades, y abraza en
momentos de miedo y desconsuelo.


Este deseo de hombres y mujeres es perfectamente normal,
totalmente compatible con un buen funcionamiento de pareja, sumamente
gratificante y hasta deseable en cualquier unión, incluidas las formadas por
personas del mismo sexo. Eso sí, siempre que esta búsqueda de una actitud
maternal – paternal no sea constante, rígida, que sea intercambiable y no muy
marcada.


Hay casos en los que la mujer no busca “un poco” a un padre
sino “mucho”. El hambre de amor paterno nunca satisfecho del todo, el no haber
nunca renunciado en lo más profundo a que papá sea “de propiedad privada”, sin
compartirlo con mamá ni con los hermanos, lleva a un número no desdeñable de
mujeres a sentirse atraídas por hombres 15, 20 ó 30 años más mayores que ellas.
Al mismo tiempo existen hombres que no asumen el paso del tiempo, otros que
sienten que su psicología es aún joven aunque esté encerrada en un cuerpo que ya
empiece a languidecer,




Otros más que no renuncian a vivir
momentos vitales anteriores que las circunstancias no les dejaron
experimentar.




En otros casos, aunque menos frecuentes, es ella la que
tiene 20 ó 30 años más que su pareja.


Son varios factores los que suelen estar presentes en éstas
relaciones en las que él podría, por edad, ser el hijo de ella.


. El miedo de la mujer a relacionarse con hombres de su
edad, a quien viven como “más peligrosos”.


. La necesidad del hombre de reeditar la etapa de cuidados
maternales seguramente no satisfechos en la infancia.


. La necesidad del hombre y de la mujer de dirigir hacia
personas viables sus deseos sexuales, ya que no pueden hacerlo hacia sus
progenitores y descendientes (si éstos existen) respectivamente.


. El deseo de ellas de vivir la etapa juvenil en la que no
quedaron mínimamente satisfechas sus expectativas vitales.






Entre este tipo de mujeres y de hombres se forman el
segundo tipo de parejas con marcada diferencia de edad.




- Un tercer tipo de parejas, quizás el más numeroso, está
formado por personas que reúnen todos los requisitos para sentirse atraídos:
semejantes sufrimientos emocionales, distintos pero complementarios mecanismos
para sobrellevarlos, esquemas similares de cómo debe ser una relación de pareja,
estilos de hacer el amor compatibles... y ello con independencia de que el mayor
sea él o sea ella.


Este alto grado de compatibilidad les lleva a intentar una
relación de pareja estable a pesar de una marcada diferencia de edad.


Les guía en definitiva el amor, el sincero interés por el
otro, la maravillosa experiencia de sentirse fundidos en una entidad llamada
pareja.


Tienen derecho a vivir estas experiencias.



Casi todas ellas cometen un grave error, ignorar las
dificultades añadidas que conlleva una relación con estas
características.




¿QUÉ PROBLEMAS CONLLEVA ESTE TIPO DE RELACIÓN?



. La pareja es compartir. Compartir no sólo lo material, el
espacio físico, la alegría o la enfermedad, sino también y quizás
prioritariamente las emociones, aquello que alegra, entristece, hace vibrar a
nuestro corazón, o simplemente inquieta. ¿Cómo podrá una persona de 60 años
compartir con su pareja de 30 la experiencia de envejecimiento, de limitaciones
físicas que la edad va ineludiblemente dando? ¿De qué forma podrá compartir lo
que siente hacia sus nietos, (si anteriormente tuvo otra pareja de la que
nacieron hijos), con alguien que tal vez no ha sido aún madre? Al mismo tiempo
¿cómo podrá el miembro más joven de la pareja compartir su todavía inmensa
fuerza creativa y emprendedora? ¿O bien las discusiones con sus padres, cuando
su pareja se sitúa mejor en el lugar de ellos que en el hijo / a como su
pareja?


¿Cómo compartir la ilusión por un futuro mejor cuando a uno
le queda casi toda la vida por delante mientras que el otro tiene casi toda ya
vivida?


Estos son únicamente algunos de los muchos ejemplos en los
que es difícil compartir la vida con alguien de muy distinta edad.




. Los celos. El manejo de esa sensación ácida de los celos,
el miedo a la infidelidad de la pareja, el grado de libertad que cada uno se
otorga en la relación con otras personas de sexo contrario.... es uno de los
temas delicados y potencialmente conflictivos en cualquier pareja. En las de
mucha diferencia de edad se convierte en un gigante que puede terminar haciendo
sucumbir la relación.


El más mayor, habitualmente el hombre, suele temer la
presencia de rivales más jóvenes, más atractivos, con mayor capacidad sexual.
Por ello las actitudes de sabotaje hacia la persona más joven son frecuentes en
algunas de estas parejas, tal como favorecer que padezca una llamativa obesidad,
o reforzar su inseguridad.




. Amistades de edades y ambientes incompatibles. No se
tiene el mismo tipo de amistades, ni se gusta de frecuentar el mismo tipo de
ambientes a los 30 que a los 60, o a los 40 que a los 75...ésto puede privar a
las personas que mantienen éstas relaciones
de la satisfacción de juntar a sus amigos con su pareja, y puede producir
roces y malentendidos con las amistades del otro ya que funcionan con esquemas
muy distintos a los habituales para uno mismo.




. Distintas posibilidades sexuales. La sexualidad sólo
termina con la muerte, pero va cambiando con el paso del tiempo. Las mujeres
suelen estar en el máximo de su potencial sexual, de su capacidad para disfrutar
de tocar y ser tocadas, en torno a los 38 años. Su deseo, sus orgasmos, la
capacidad para liberarse de miedos… están en su punto álgido. Si su pareja tiene
alrededor de 65 ó 70 años seguramente tiene un impulso sexual mucho bajo. Un
hombre de esta edad suele tener una necesidad sexual claramente menor que cuando estaba a punto de
cumplir los 40. La necesidad de estimulación para alcanzar una erección
suficiente está considerablemente aumentada, el período que necesita para
reponerse tras un encuentro sexual antes de poder tener otro ha aumentado
considerablemente, sus posibilidades mecánicas para ciertas posturas y juegos
pueden estar muy mermadas...


No son inconvenientes insalvables, especialmente si la
pareja no cae en el habitual error de reducir su sexualidad a la simple
penetración. Pero no cabe duda de que tendrá dificultades añadidas a las de
otras parejas sin tanta diferencia de edad.




. Rechazo de las familias. Con razón o sin ella es
frecuente que tanto la familia de la persona más joven como la de la más mayor,
no vean con buenos ojos este tipo de uniones. De no lograr que reconsideren su
postura será un dolor para cada protagonista el no poder gozar de la dicha de
que su pareja y su familia se encuentren satisfactoriamente, que sus dos pilares
afectivos estén “en paz”. Por otro lado
le será difícil a una mujer pongamos de 25 años, poder conectar con cuñados y
cuñadas, que pueden hasta triplicarle la edad, o por poner otro ejemplo
relacionarse con los hijos de su pareja que pueden ser de su edad y aún mayores,
pero ante los que juega un rol muy particular.




Rechazo familiar, dificultades sexuales añadidas,
incompatibilidad de ambientes y amistades, celos, incapacidad para compartir
experiencias vitales, etc. son dificultades añadidas e importantes.




¿De qué manera enfrentarse a estos problemas?



Ante todo y sobre todo siendo muy conscientes de que
existen, todo lo contrario de lo que se suele hacer. Ocultar un problema, no
hablarlo, adoptar posturas que tienden a negar la evidencia, no sólo no
contribuye a sobrellevarlos sino que es el requisito para que antes o después
desborden a sus protagonistas. Tanto en su formación, como de cuando en cuando
en la convivencia, las parejas con mucha diferencia de edad deben pararse y
revisar cada uno de estos apartados, u otros que en su caso concreto supongan
dificultades.




(Un vivo interés por las cuestiones del otro, aún cuando
por la propia edad esas cuestiones “queden muy lejos” en la experiencia vital
actual, será imprescindible, pero sin por ello caer en el autoengaño de creer
que pueden ser vividas como propias cuestiones que sólo se pueden vivir con
emoción cuando la edad y las circunstancias acompañan para ello. Por ejemplo, a
los 35 años se podrá escuchar y tratar de entender, (pero nunca creer que se
vive plenamente) la triste sensación de la persona de 70 años de que los lugares
físicos y las costumbre y valores que tuvieron vigencia en su juventud van
desapareciendo inexorablemente.)




Una especial generosidad de cada uno para adaptarse al
ambiente, a las amistades, al estilo del otro, es imprescindible. También habrá
que aumentar el grado en que cada uno da “permiso” al otro para hacer
actividades y frecuentar ambientes que le son propios y difícilmente
compartibles con la pareja, (no hacerlo así supondría que alguno de ellos
renunciase a compartir con otras personas los valores y costumbre propios de su
generación y la pérdida de amistades. En definitiva la aparición de
insatisfacciones emocionales de las que antes o después, consciente o
inconscientemente se acusaría a la pareja)




Aprender a satisfacer sexualmente al otro siguiendo sus
esquemas, su ritmo, y sus preferencias, alternando los estilos y las
concesiones.




(Lo primero que tendrá que hacer cada uno será informarse
de las particularidades que conlleva la edad de su pareja, así por ejemplo un
hombre de 60 años, necesita una mayor estimulación, y más directamente aplicada
a su pene, que un hombre de 30, para lograr una buena erección. Una mujer que ha
sobrepasado la menopausia puede requerir lubricación vaginal artificial, cosa
que no ocurre con las mujeres de mucha menos edad. O cualquier persona de uno u
otro sexo puede tener dificultades anatómicas para realizar el amor en
determinadas posturas que no le resultaban difíciles con la edad que tiene su
actual pareja.)


(Por otra parte aquello que sexualmente es ampliamente
aceptado en la generación joven actual, por ejemplo el sexo oral, puede ser tabú
para muchas personas que pertenecen a una generación anterior), (el diálogo, la
comprensión, cierta renuncia y un progresivo acercamiento a las costumbres del
otro son, en todas las parejas pero especialmente en las de mucha diferencia de
edad, algo imprescindible)




(Por otro lado el miembro más joven de la pareja debe dar
al de más edad una especial seguridad afectiva, dejarle claro su amor, señalarle
cuántos motivos tiene para quererle. Esta es la mejor forma de reducir el miedo
que provocan los rivales más jóvenes, es decir, los inevitables
celos.)






RECORDATORIO:



. No juzgues como “interesada” a cualquier relación de este
tipo, en muchas de ellas también existe el amor.




. Jamás dejes de lado las dificultades extras en este tipo
de relación. Conocerlas y aceptarlas es empezar ya a dominarlas.




. En caso de fuertes dificultades un experto en temas de
pareja puede ayudarte.
DE LA RED...........



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
http://amigosflorencianos.forosactivos.net
 
PAREJA CON MUCHA DIFERENCIA DE EDAD
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Katherine Jenkins
» no le querria darle mucha caña...
» George Gissing, Mujeres sin pareja
» Sondeo: Mejor Pareja de el Rey León
» La pareja en la cama.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amigos Florencianos :: Todo lo relacionado a la Familia.-
Cambiar a: